ÚLTIMA HORA, DEPORTES, Editoriales Dep.

Del ilusionante Rivas Futura al futuro incierto del Rivas Ecópolis Basket

Todos los años por estas fechas, en las últimas temporadas, la plantilla del ahora llamado Rivas Ecópolis estaba prácticamente cerrada. Faltaba como mucho firmar a la última americana y poco más. José Juanas, manager general del equipo, era de los que durante una temporada estaba siempre pensando en la siguiente. Conocedor del mercado, conocedor de las posibilidades económicas de su club, trataba de pescar pronto aquellas piezas más apetecibles de las jugadoras nacionales o incluso de las extranjeras que llegaban a España siendo unas desconocidas y que en poco tiempo se adaptaban a nuestro baloncesto y a nuestra idiosincrasia sin demasiado problema.

Este año la plantilla no solo no está cerrada, sino que parece que la puerta está abierta para que todas y cada una de las jugadoras que quedan todavía en ella puedan salir cuando lo estimen oportuno. Y pasa eso la temporada en la que el equipo ripense ha conseguido su mayor hito: ganar la liga.

Hace apenas unos quince años que se iniciaba esta aventura. Dentro de la estructura del Covibar y con el patrocinio de Rivas Futura. Entonces, como ahora, no se sabía muy bien cuanto costaba el equipo, pero si se sabía más o menos claramente quien aportaba el dinero del mismo.

Rivas Futura, a través del malogrado Aurelio Álvarez, presidente de Avantis, era el patrocinador principal y se tenía clara constancia de ello. Incluso convendría recordar como en la primera temporada, ya hace unos años, de la llegada de una jovencísima Gabi Ocete, en la segunda aparición del equipo en Liga Femenina, se hacía la presentación del mismo en las oficinas centrales del patrocinador con rueda de prensa de jugadoras y técnicos, con un catering más que discreto y con la presencia en la misma del mecenas del equipo junto al alcalde de entonces José Masa.

También se comentaba de manera más o menos clara que el dueño de la licencia profesional de la plaza en Liga Femenina de baloncesto, el C.D. Covibar, aportaba generosas inyecciones económicas para complementar lo que quizá el patrocinador principal no cubría.

Hace unas temporadas, falleció de manera repentina Aurelio Álvarez, se entró de lleno en plena crisis y de una manera u otra se dio un vuelco completo a la situación. Aguas revueltas en el C.D.Covibar y en la cooperativa del mismo nombre, dudas sobre hacia dónde tirar con el equipo y finalmente se crea un nuevo club, el Club Baloncesto Rivas, que se hace dueño de la licencia, sin que se conozca el coste real de esta operación y que pasa a competir con el nombre de Rivas Ecópolis.

La apuesta, en principio, era interesante. Uno de los motivos de hacer el cambio era deportivo. Trabajar la cantera con Covibar era complicado. Además de para nutrir de jugadoras al primer equipo, en el Covibar, como todo el mundo sabe, debía tener cabida toda jugadora que quisiera jugar al basket. Evidentemente, si se trata de llegar a formar jugadoras de primerísima línea, el realizar labor social y deportiva dentro de los mismos equipos es difícil de compaginar.

Cuando nace el Rivas Ecópolis, cambian mucho las cosas. Deportivamente hablando se da un paso hacia delante. La creación del club permite ocupar la presidencia del mismo a José Luis Pérez Cereceda, persona vinculada al baloncesto local desde siempre y ex presidente del C.D.  Covibar. También se implican en el proyecto, en diversas labores, José Ramón Martínez Perea, Fausto Fernández Díaz y José Masa Díaz, todos ellos colaboradores habituales desde siempre, pero en esta etapa con un mayor protagonismo.

¿Y el patrocinio y el sustento económico del nuevo club? Ahí está el quid de la cuestión. Se habla, se comenta, se dice que son varias empresas constructoras principalmente y alguna de otro tipo las que aportan los recursos económicos. El alcalde no duda en repetir públicamente, a través de cualquier medio, que el Ayuntamiento ayudará al equipo en todo lo que puedan y sea menester.  Pero si desde siempre ha sido prácticamente imposible conocer presupuesto, coste y financiación del equipo, desde que se crea el nuevo club, la labor resulta ya imposible.

Parece ser y así lo entendemos que ese ha sido en general el mayor problema y el mayor error del consistorio ripense en lo relacionado con este asunto.

En la sospecha de ser en parte financiado institucionalmente, un gobierno municipal elegido democráticamente tiene la potestad de utilizar los recursos de los que dispone de la manera que estime más oportuna, dentro de la legalidad vigente en cada momento. Habitualmente en función del cumplimiento de un programa. Pero tanto si lo lleva en el programa como sino y mas en este segundo caso, debe hacerlo de manera trasparente. Todos sabemos, o para ser más exactos intuimos o suponemos, que detrás del equipo, en las últimas temporadas, ha estado de alguna manera el Ayuntamiento como mencionábamos anteriormente. El problema es que al parecer, de ser así, lo ha hecho en la clandestinidad. Con una opacidad tremenda.

Un equipo de gobierno tiene que ser consciente de que jamás contentará a todos los ciudadanos y que las partidas que gaste en lo que sea van a generar tantos aplausos como críticas. En el supuesto de que el Ayuntamiento haya patrocinado de una manera u otra al equipo, debería haberlo hecho de manera clara y transparente. Asumiendo para bien o para mal ese patrocinio y sometiéndose al dictamen de las urnas al acabar el mandato.

Rivas Vaciamadrid, su deporte y sus instalaciones deportivas, son mucho más valoradas por los de fuera de nuestra localidad que por los propios vecinos. Y lo entiendo. La ciudadanía de este municipio nos hemos acostumbrado a una serie de “prebendas” que en otros no tienen. Los clubes y entidades deportivas locales, de una manera o de otra pueden utilizar las instalaciones municipales a cambio de una contraprestación en muchos casos simbólica. Eso no pasa en casi ningún otro municipio.

Con los supuestos patrocinios, el Ayuntamiento de Rivas Vaciamadrid, debería haber dado un paso al frente y haber dicho: “Creemos que la imagen, el conocimiento y el prestigio que a través del deporte consigue nuestra ciudad con el baloncesto femenino y con el Rivas Ecópolis merece un esfuerzo económico de XXXXXXX euros” Y ya está. Y proponérselo a la oposición  para que se hubieran unido a la medida o para que hubieran tenido la ocasión de rechazarla. Desde luego, cuando menos se hubiera sabido de una manera clara su posición al respecto.

Y los ciudadanos, unos contentos y otros no tanto. Como pasa cuando se destinan partidas económicas a diversas actividades culturales, a creación de zonas de verdes, fiestas, servicios públicos etc. Se hubieran mostrado satisfechos o no y en las siguientes elecciones municipales hubieran mostrado con sus votos su apoyo o no a esa iniciativa y a las demás. Nadie vota pensando únicamente en si se apoya o no al baloncesto femenino y en la forma en la que se hace.

Porque esto, la opacidad, la falta de información, la clandestinidad a la que se hacía referencia anteriormente, es de largo lo que más ha molestado a la ciudadanía que no comparte lo que supuestamente se aporta, en dinero o no, a esta actividad.

Hay una cosa evidente. Si el Ayuntamiento no aportaba nada, la situación actual no es demasiado peor que la del año pasado. Un ejercicio de trasparencia sería decir quien aportó la temporada pasada y quien deja de aportar en esta para que cambien tanto las circunstancias del equipo en tan pocos meses y eso es algo que lejos de reclamárselo al Ayuntamiento hay que hacerlo a la directiva del Baloncesto Rivas. Qué patrocinador se ha bajado del carro y que importe hay que restar en el presupuesto por ese motivo.

Y conste que, deportivamente hablando, lejos de bajar los brazos es el momento de reinventarse. Quizá si se hubiera podido aguantar en el primer plano un año más, todo el excelente trabajo realizado con la cantera hubiera tenido un mejor reflejo de cara a los resultados y a la participación de las jóvenes jugadoras en el primer equipo. Ahora, quizá demasiado pronto, van a tener que asumir una presión mayor de la que les convendría. Evidentemente, para nada se les tiene que exigir que luchen por la liga ni nada similar.

Se desconoce con exactitud qué equipo va a poder sacar adelante Rivas Ecópolis. No se puede competir en Europa. No pasa nada. Es el momento de dar ocasión de demostrar si valen a ese ramillete de jóvenes jugadoras a las que siempre  le han parecido, al público seguidor, escasos los minutos que tenían en Liga Femenina. Ahora deberían dar un paso al frente y demostrar lo que valen. Y también hay que dar un paso al frente en el tema afición. Que todo el trabajo de promoción hecho al final de la temporada pasada no caiga en saco roto. Que el Cerro del Telégrafo se llene cada jornada y que el equipo se sienta apoyado luche por el objetivo que luche.

A la directiva se le debe exigir una cosa: transparencia. Que se sepa con claridad cómo se financia y de donde provienen los ingresos y cuánto cuesta el equipo. Creo que nadie tiene interés en saber lo que cobra una jugadora determinada, pero todos los abonados y aficionados necesitan saber que el club es como todos los demás. Ingresos, gastos y superávit o pérdidas. Algo desconocido en estos años y que pienso sería una buena manera de reincorporarse al camino.

Los Deportes en Rivas Vaciamadrid

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Archivos

Categorías

Eventos próximos

No existen eventos próximos

junio 2014
L M X J V S D
« Oct   Abr »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30  
Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: